Mi casa de Vancouver

Rate this post

Mi humilde Morada Vancuveriense

Durante mi período de 2016 en Vancouver, estuve alojado en un homestay de acogida de una familia Canadiense. Pero como ya lo he dicho en alguna anterior vez, Canadá es un país de imigrantes, algo así como un lugar de reunión de todo tipo de culturas donde todos se llevan muy bien.

Por eso la nacionalidad de la familia que me ha tocado no es puramente Canadiense sino….. (redoble de tambores)…….. Filipina!! ( como el 80% de las familias de acogida que suele tocar a la gente en Canadá, vamos). Bueno, os cuento un poco desde el principio:

Llegué en un día soleado y caluroso a Vancouver ya que era Verano. Pero no me refiero a ese calor pegajoso que nada más moverte ya estás sudando y no te apetece hacer nada, sino un calorcito agradable y cálido que da gusto andar paseando y que te da esa energia positiva que tanto necesitamos. Gracias Sol!

(Gif de teletubi)

Bueno que me lío, aunque el clima fuera agradable, mi paseo no lo estaba siendo tanto, ya que estaba sudando y cansado por el esfuerzo de mover la maleta superpesada de unos 30 kilos por unos barrios de asfalto irregular y que después de andar un buen rato (unos 20 mins), llegué a mi casa, a la dirección que me dio la escuela de Inglés a la que me apunté para iniciar mi nueva vida Canadiense.

Con el mapa en mano, me aseguré de que había llegado a mi destino: Una casa blanca enorme. Por fin había llegado a mi destino!

82Steve Carell as Gru…

Esta casa concretamente:

la casa de vancouver

Miré a la casa de arriba abajo y dejando la maleta enorme al lado de las escaleras y aliviandome de quitarme un peso de encima (nunca jamás mejor dicho) me dispuse a subir aquellas escaleras con ilusión en mis ojos. Llegué a la puerta y toqué el timbre, con la sensación que suele darte esos momentos de

“wow, llegó la hora. A ver quién me abre la puerta, a ver como son, a ver que les digo, a ver como reacciono, a ver…”.

Todo “a ver” porque claro, desde fuera no se veía nada y no tenía más información de la de los nombres de mis adoptadores (o como se diga).

Esperé un rato y volví a tocar el timbre pulsando un poco más prolongadamente por si no lo habían oído (o yo que sé por qué se suele tocar más tiempo la segunda vez).
Seguí esperando y nada, ahí no aparecía nadie. Toqué una vez más el timbre y me aseguré de que el timbre funcionaba (ya que sonaba dentro) y también escuché ruidos dentro de la casa, parecía que alguien venía por fin!!
Pero que va, que va, nadie apareció por ahí (Posiblemente fuera un fantasma).

No tenía ni idea de que hacer… Y yo pensaba:

“Joder, y ahora? Acabo de llegar a un país por primera vez, no tengo ningún contacto al que pueda acudir, tengo una maleta superpesada que me impide moverme fácilmente y la familia que se supone que me debe de acoger no está!”

Mi cara era como:

esperando

Pues nada, espere sentado unos 10 minutos  y después dije:

“que leches, voy a tratar de  hablar con los vecinos, así rompo el hielo y les hago saber que he llegado”.

(En plan super estrella, sabes?) Y fui a la parte trasera de dicha casa a ver si había alguien ahí.
Y efectivamente había un señor mayorcete haciendo obras con un destornillador, dándole caña a una tabla que estaba agujereando con todo su impetú y concentración. (normal que no me oyese).

Me fui acercando poco a poco y en una de estas que deja de hacer agujeros a una tabla me vió y con un poco cara de asombro/bobo me dijo:

“Who are you?”

y le comenté la situación. No me dijo nada claro o no le entendí o yo que sé, pero con una llamada desde su teléfono, me mandó a otra casa cercana que estaba a unos 100 metros.

Resulta que la dirección a la que había ido era la correcta (Que os pensabais eh? Que no se ubicarme? Já!) y aquel señor era el padre de la familia que me tenía que acoger, pero que aquella casa blanca y enorme estaba en construcción y que de momento viven en “la vieja casa” que es donde tenía que ir y que hasta que no estuviera acabada la blanca, estaríamos todos en la otra, en la vieja.

Bueno, pues nada, toca a establecerse en la vieja casa y ahí ya sí, me estaba esperando una señora de unos 60 años, (que era la mujer del señor) y ella me dio la bienvenida y ya me enseño la casa y todo lo que ello conlleva. Esta era la otra casa:

la otra casa vancouver

A ver toda la cacharrería es por la mudanza y tal que estaban haciendo, no os creáis que tienen ahí un mercadillo montado. El caso es que era una casa también bastante grande, con dos pisos y 5 habitaciones en total con un baño en cada piso.

La cocina:

la cocina

 

Y la sala que esto fue la primera vez que lo vi y “estaba así cuando llegue”con un drama Filipino en pause:

sala vancouver

 

Aquí una foto desde el interior, que parece la típica escena de película Americana, donde algún familiar desde el interior observa como vienen los malotes a su casa a matarlos jejej:

interior vancouver

 

Por otro lado, aquí está la entrada de la casa, donde sale mi novia en ella y con todas las florecillas que hay. Una gran flor entre las flores hehe:

flor entrada

 

COMIDAS

En lo que a comida se refiere, la mayoría de la comida se basa en SIEMPRE ARROZ  y tallarines y vegetales, cambiando de vez en cuando una pequeñiiiisima porción de carne entre pollo la mayoría de las veces, ternera pocas y cerdo casi nunca.

En mi caso sólo tengo media pensión, es decir desayuno y cena, ya que a la hora de la comida me suele pillar siempre fuera y claro, los otros estudiantes de mi casa que tienen comida también, se llevan un sándwich y un zumofrutas y… como decía un taiwanes “Maybe it is not enough” (Quizás no sea suficiente) y después de la escuela, ahí que va a Costco o a otro lugar a por algo de comer (Con lo que gasta igualmente).

Pero yo tengo un secretillo audaz, que ya que yo tengo sólo desayuno y cena, si algún día cenaba fuera de casa, al volver no tenía hambre, pero lo que hago es meter en un taper la cena+parte del desayuno del día siguiente y me lo llevaba como comida ese mismo día, así me ahorraba lo comido por lo servido!!! Lo pillas?

heheheh

 

Otra cosa curiosa es, que salsas (no el baile, sino comestible) tienen para dar y tomar, de todo tipo. Yo a veces los utilizo a lo loco con el arroz para darle algo de sabor cuando tengo hambre y no hay nada más con que combinarlo. Y oye, no queda tan mal:

salsas vancouver

y aquí un Desayuno-comida (Brunch, como se le conoce) obviamente con arroz (tres delicias, al menos algo…):

brunch vancouver

ESTUDIANTES Y EL AMBIENTE

Si te vas a un homestay, casi seguro que tendrás como mínimo a 1-2 compañeros más que estén como tú. Eso sería lo normal (Aunque en 2010 en Toronto estuve una parte solo y luego vino un Árabe, pero claro, estuve un mes sólo, porque la señora (Filipina por cierto) estaba empezando en ese mundillo de acoger a estudiantes).
Luego hay casos excepcionales como el mío que somos como una gran familia… que te voy a decir, unos 12-13 estudiantes!!.

Estamos 1 Japonesa,  2 Japoneses, 1 Taiwanesa, 1 Filipina, 1 Mejicano, 1 Taiwanés (antes un Brasileño) y yo!!

Y diréis tanta gente en una casa? Bueno, en realidad  estamos 4 durmiendo en una casa ( la mía), y los demás están en la otra, en la blanca (que como he dicho, está a medio hacer, pero tiene algunas habitaciones preparadas para los estudiantes, y en Agosto creo, nos movemos toda la tropa para la nueva casa, que por cierto, lo está preparando todo el marido de la Filipina, sin contratar a fontaneros ni electricistas ni nada) pero para cenar nos juntamos todos en la casa vieja y ahí solemos estar, pasando el rato.

Aquí el mejicano y yo en una de esas cenas, enseñando música latina a los demás y haciendo el tonto:

Eso era el primer mes. Ahora que ya han pasado 2 meses estamos más aún. Los taiwaneses se han multiplicado y son 4 ahora!! mientras el Mexicano sigue, el número de Japoneses (2) sigue aunque uno es diferente,  1 Italianini, 1 nuevo Brasileiro, la Filipina y un Koreano!

Aquí en una cena rica de pasta Carbonara real (Sin nata ni leche!!) que nos hicieron los Italianos, amigos de mi compañero de piso también Italiano (Ese chavalín que está en la mitad)

cena italianini vancouver

Y esta cena despidiendo al Japonés y Japonesa que tengo a mi lado:

despedida japoneses

Después de todo esto diréis: “pues que amable y cariñosa la señora no? que admite a tantos estudiantes en su casa. Debe de tener amor para dar y tomar”.
Pues puede ser, pero también es cierto que las familias obtienen ayudas económicas del Gobierno Canadiense por acoger a gente en su casa. Aunque sin ayudas también, teniendo en cuenta que somos 10 alumnos y cada uno pagaremos una media de 700 dólares mensuales, 7000 Dólares que se embolsa. Gastando 2000 en comida básica o si queréis 3000, pues aun le quedan otros 4000 para sí misma. (Todo esto paja mental mía y sin tener ni idea eh).

nuse nuse

Es por ello que este tipo de familias suelen ser inmigrantes (No-Canadienses) que han venido aquí a ganarse la vida la mayoría. Que leches imigrantes,Filipinos!! En el 80% de los casos os vais a encontrar con familias filipinas de acogida en Canadá.

Es curioso porque en mi escuela me he encontrado a otro Español estudiante que está en homestay y con tan solo con decirme que “estoy harto de mi casa, siempre me dan lo mismo” ya he podido sospechar que su familia era Filipina. Cuando le he dicho se ha quedado asustado de cómo había acertado eso. Pues bien, mira de nuevo la estadística de arriba jajaja.

4 pensamientos sobre “Mi casa de Vancouver

Deja un comentario con tu Red Social!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.